domingo, 28 de abril de 2019

(A)TERRIZAJE


-->



Unheimlich
no estar en casa, no familiar.

"Aquí aparece una característica crucial de la vivencia del abuso, la sensación de estar erradicado de sí misma, casi desterrado, como si una fuerza inmensa y desconocida hiciera magia instantánea y la persona repentinamente se encontrara extraña a sí misma.
Y, como si no bastara, también se encontrase hurtada de la posibilidad de control y gestión de esta situación imprevista: es decir, como si hubiese vivido una sensación de exposición constante a la vista y a la acción ajena, como si esto que se esconde en lo interno, el drama vivido, fuese en realidad de dominio público y abierto a la mirada social. ¡Potente paradoja!"

"La experiencia del abuso inmediato destruye las barreras internas de protección, los propios límites, y deja al individua en un estado de exposición perenne:"

"Es obvio que la falta de un “lugar interior” propio, seguro, reparador y secreto, como punto de partida para la exploración, al cual volver para descansar, desestabiliza a la persona y la mantiene en un estado de inquietud y agitación perenne; el mismo cuerpo muestra los signos; haciéndola, muchas veces, parecer un ciervo en continua fuga o un animal que hace de todo para que no se le acerquen.
Pero este estilo del propio ser produce también otra consecuencia: opaca el conocimiento de sí misma, desplazando a la persona a un campo de vaguedad cognitiva, de temor de los propios estados emocionales, seguido de la perdida de categorías conceptuales claras acerca de la comprensión lógica del mundo. Muchos autores han descrito aquellos fenómenos de trance cognitivo que caracterizan a las personas abusadas, ya sea en los momentos específicos de acontecimientos traumáticos, como también posteriormente a los episodios críticos, a veces por todo el arco de su vida: son larguísimos momentos de perdida de la capacidad de juicio, atención y discriminación lógico-afectiva, durante los cuales la persona parece casi “aturdida” e incapaz de producir razonamientos más básicos."

"…está pérdida traumática del darse cuenta puede ser detectable, y constituir una característica típica de funcionamiento.
“Estoy aterrado, pero no sé de qué”- me dice un paciente en la primera sesión- “tengo miedo pero no estoy segura de aquello que me asusta”; estas frases son emblemáticas del estado de incertidumbre en el que se encuentran algunas personas, y esto muestra precisamente la desconexión entre las sensaciones corporales y los estados cognitivos: se tiene, de hecho, la percepción de un movimiento visceral y una tensión muscular, que recuerda el miedo, pero no hay una representación mental correspondiente que, soldada en conjunto con el estado corporal, forme un estado emocional claro y definido.”

“Es necesario, entonces, un enorme cuidado de la atmósfera relacional, porque cada distonía en el intercambio relacional puede reactivar automáticamente memorias traumáticas, y también por el hecho de que las condiciones de seguridad constituyen un factor terapéutico del que no podemos prescindir."

"Una de las condiciones necesarias para la supervivencia emocional del individuo, que es destruida en los episodios de abuso, es el sentido de seguridad y protección. Las personas se hacen sensibles a mínimos cambios en este sentido; una mirada extraña, un tono de voz distinto el habitual o una palabra particular pueden poner en estado de alarma y crear inmediata desconfianza sobre el terapeuta."
-->

DECEPCIONETE

 





VEVER











SOLEDEA:D







DEL VIAJE






Lxs pajarxs de Yogyakarta son lxs kolonxs holandeses del ayer.
Seres en jaulas.
Los velos son las jaulas del pelo.
Los pájaros, las mujeres, las jaulas, los velos. ¿Y quienes son lxs korderxs?
¿Pork “el viaje” es “la vida”? Hay muchas vidas k se viven sin viajar ¿Y muchos viajes k no se viven? Una vez me llevó a dedo un señor que iba de viaje a su pueblo natal para arreglar la venta del terreno de su madre k había muerto. Él había nacido y krecido ahí, pero ahora vivía en la ciudad kapital regional distante a dos horas en auto, su mamá vivió allí hasta k se murió, ella nunka viajó, ni sikiera konoció el valle de al lado. Él tampoko lo konocía.
¿Jaulas?
Pelo.
¿K es la libertad? ¿Lxs turistas son más libres pork viajan? Son más libres k los pajaros de Yogyakarta.
¿Y los korderos? Van a ser asesinadxs por la “Fiesta del kordero” (la mayor festividad del mundo musulmán en donde se celebra el sakrificio de un kordero k dios le entregara a Abraham para asesinarlo en vez de a su propio hijo Ismael). Pork morirán ¿Serán más libres k lxs pájarxs de Yogyakarta k seguirán vivxs pero dentro de una jaula?
¿Y el pelo? Las jaulas, los velos, los pájaros, lxs korderxs, lxs turistas, las mujeres, el viaje, la libertad, la vida, más y menos. 
Me voy de Yogyakarta pork no soy un pájaro enjaulado ¡Gracias! No volveré a ver las jaulas, ni los velos, ni lxs korderxs, no kiero eskuchar el kanto enjaulado k no debería llamar kanto sino lamento, kuatro veces al día, kizas más. El lamento de lxs pájarxs enjauladxs de Yogyakarta.
¿Y las mujeres? ¿Se lamentan las mujeres por su libertad? ¿Por su pelo enjaulado? No lo sé.. Me voy sin saberlo ¿Kiero saberlo?..
K los pájaros enjauladxs de Yogyakarta no sean pájarxs realmente sino lxs kolonxs holandeses del ayer me deja más trankila.
¿Kienes son las mujeres?
No volveré a ser una turista, el korderx asesinadx en sakrificio, por eso me voy y no volveré a la jaula ni al velo.
Pelo al viento.









¡GRACIAS!








viernes, 23 de noviembre de 2018

lunes, 15 de octubre de 2018